jueves, 18 de junio de 2015

Nada significa nada

Yo no soy el producto esperado. Me siento igual que un juguete made in china, engañando a la gente con un buen envoltorio y buena pinta, pero una mierda de mecánica por dentro. yo no soy el producto esperado.
Cometí el error de ser tan autocrítica conmigo misma que casi exploto, y para solucionarlo me fui al otro extremo del chuchillo. Ahora me encuentro justo en el centro, el problema es que por mucho que practique lo mio no es el equilibro en cuerda.
Me he dejado a mí para lo último sin poder evitarlo, tanto así que, ni preocupé por mis cosas buenas pero también menosprecié las malas.
Y por eso ahora no soy el producto esperado, y me siento como una diana de dardos. Y cada vez que te acercas más al centro, al verdadero problema, más se clava el dardo,
Y si el primer día te dije que yo no lloro es porque dejé de hacerlo, porque llorar es mi peor autocrítica y me odio cada vez que lo hago.
Ahora lloro cada día si a ti no te gusta lo que hay en mí, porque lo peor de todo es que llevas la razón. Pero no me digas que no demuestro arrepentimiento, porque cada lágrima se siente como cuchillas que salen de mis ojos, y luego no me lo perdono.
He hecho muchas cosas mal y las sigo haciendo, y no puedo culpar a nadie si deja de quererme por eso. Lo peor es que me deje de querer yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada